Pero rezas…

Rezas para que esta sea tu vida sin ti. Rezas para que las niñas quieran a esta mujer que se llama como tú y para que tu marido acabe por quererla. Para que vivan en la casa de al lado y las niñas usen el remolque para jugar a las muñecas y apenas recuerden a su madre que dormía de día y las llevaba de viaje en canoa. Rezas para que tengan momentos de felicidad tan intensos que cualquier pena parezca pequeña a su lado. Rezas a no sabes qué ni a quién, pero rezas, y no sientes nostalgia por la vida que no tendrás, porque para entonces habrás muerto y los muertos no sienten nada. Ni siquiera nostalgia.

Mi vida sin mi

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “Pero rezas…”

  1. sunshineone Says:

    Esta película, como todas las de Coixet, me llegó muy dentro, donde casi nunca se visita uno mismo, y cuando se asoma, prefiere huir despavorido antes que seguir mirando por la mirilla. Pensar la vida de uno, sin uno mismo, hace que quieras rezar, sin duda.
    Besos soleados😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: